Tips de decoración Zen

Tips de decoración Zen

Te imaginas convertir tu casa en un lugar donde reine la armonía y la claridad y en el cual el bienestar inunde tu cuerpo y tu alma. Pues estos son los principios de la filosofía Zen y en este artículo vamos a enseñarte algunos tips sobre decoración Zen que te resultarán muy útiles para convertir tu hogar en una casa Zen libre de malas energías y vibraciones tóxicas. ¡Sigue leyendo este artículo para más información!

¿Qué es la decoración Zen?

Antes de comenzar de lleno a explicar cuáles son los tips para trabajar la decoración Zen de interiores de tu hogar, es fundamental dejar claro algunos conceptos e ideas que están ligados a esta filosofía basada en el budismo y que tienen como fin trabajar el bienestar del cuerpo, alma y mente.

Cuando hablamos de Zen, significado y conceptos nos referimos a una filosofía de vida que forma parte del budismo. El Zen se practica cultivando la mente para tener una actitud tranquila, clara y pura. Los principios de la filosofía Zen implican, además, estar presente en todo momento en lo que haces —tanto en cuerpo como en mente—, así como practicar la bondad hacia todos los seres y, por supuesto, la meditación. La filosofía Zen lleva implícita la meditación en el estilo zazen o, lo que es lo mismo, sentado/a en silencio y vaciando la mente —para ello, es fundamental centrarse en la respiración—.

En cuanto al origen de la filosofía Zen —o los principios de la filosofía Zen— nos encontramos que los primeros practicantes fueron los chinos, hace unos 1.500 años. En aquel entonces, esta práctica recibía el nombre de “Chán”. Ahora bien, el budismo Chán fue evolucionando y derivando en otras escuelas en las cuales se incluye el Zen, en Japón. Cuando hablamos de Zen, concepto y significado debemos tener en cuenta que esta es una abreviación de la palabra “zenna” que significa “meditación”,

Claves de la decoración Zen

Si bien es cierto que la decoración Zen ha evolucionado mucho durante los últimos años y que la expansión de esta práctica por todo el mundo puede haberla deformado un poco, lo que está claro es que su objetivo fundamental sigue siendo el mismo, el de crear un espacio tranquilo e inspirador —ya sea para meditar o simplemente para despejar cuerpo, mente y alma—.

De hecho, podemos encontrar muchas variedades en cuanto a la decoración Zen de interiores. Hay quienes piensan que para crear un espacio Zen lo único que se necesita es diseñar zonas amplias y abiertas con decoración de estilo minimalista, pero también quienes opinan que la decoración Zen de interiores debe tener un estilo propio de la cultura nipona —independientemente de que sea tradicional o japonesa—.

Estos son algunos de los tips más populares para tener un espacio Zen —ya sea para una habitación Zen, así como para la decoración Zen del salón o para toda la casa Zen—.

Utilizar pocos objetos

El estilo minimalista busca decorar los interiores de la vivienda con el menor número de elementos posibles, de manera que se gane en funcionalidad, en sobriedad y, por supuesto, en espacio. La filosofía Zen aplicada a la decoración persigue unos principios muy parecidos. Se trata de no recargar los entornos con el fin de que estos conserven su pureza. Puedes utilizar objetos decorativos como imágenes de Buda para darle un toque de espiritualidad, pero sin excederte.

Los materiales deben ser naturales

Preferiblemente los materiales elegidos para el espacio Zen deben ser naturales, como —por ejemplo— el bambú, la madera, el mimbre, la piedra o el algodón orgánico 100% —con el cual están fabricados muchos tejidos y otros objetos, como las hamacas colgantes—. El algodón orgánico se utilizará, así mismo, en cojines, alfombras, mantas y cortinas.

La neutralidad en el color

Otro de los tips claves para diseñar una habitación Zen o para la decoración de un salón Zen es tener en cuenta el color. En este tipo de decoraciones o espacios lo que se persigue es la neutralidad, por ello la gama de colores que debes elegir en el gris y el blanco, en combinación con el negro. Además, esta gama proporciona calma y sosiego, tal como persigue la filosofía Zen. También puedes añadir a tu decoración de la casa Zen colores verdes y rojos —como las plantas de bambú o los manteles rojos—, pero ¡ojo! No te excedas con ellos.

Las líneas rectas

Aunque muchas veces pasa desapercibido, si uno/a presta atención se dará cuenta que en la decoración Zen priman las líneas rectas distribuidas de manera horizontal y vertical por toda la vivienda. Lo cierto es que es uno de los distintivos clásicos de este tipo de decoración, por ello hay que prescindir de mobiliario redondo y con curvas. Así mismo, debes evitar elementos muy altos que creen interferencias.

La iluminación

Por último, hay que hablar de la iluminación, fundamental en cualquier habitación Zen o en la decoración Zen del salón. La iluminación debe ser indirecta, esto quiere decir que los puntos de luz estén escondidos u ocultos detrás de algunos de los elementos decorativos, por lo general, no encontramos luces encima de la mesa o en el techo. Esta siempre es muy suave y poco invasiva.

La hamaca en la decoración Zen

La hamaca es uno de los objetos que más se han popularizado en los últimos años y que mayor aceptación están teniendo en todo el mundo, independientemente de que la cultura sea oriental u occidental, de que nos encontremos en el Caribe, en España o en Japón. De hecho, las hamacas son muy utilizadas en los espacios Zen destinados a conseguir el bienestar del cuerpo, la mente y el alma.

La hamaca en la decoración Zen debe colocarse en espacios despejados en los cuales el mobiliario sea mínimo. Esta debe destacar, siendo la reina de lugar en el cual ha sido destinada. Por supuesto, el espacio debe cumplir la función de relajación e, incluso, de meditación. Además, una de las ventajas de las hamacas es que están fabricadas con materiales naturales como es la madera o el algodón orgánico —tal como indican los principios de la filosofía Zen—.

Podemos encontrar muchos tipos de hamacas, dependiendo del modelo. Las más populares son las hamacas colgantes, las sillas colgantes, las tumbonas colgantes y las hamacas tumbonas.