Consejos para dormir en una hamaca colgante

Consejos para dormir en una hamaca colgante

Aunque todos sabemos que el uso de las hamacas trae consigo una gran cantidad de beneficios en el descanso, muchas veces no tenemos en cuenta la forma correcta de dormir. Cómo tumbarse en una hamaca es muy importante para mejorar nuestra comodidad y para que nuestra espalda no se resienta, aprovechando así todos los beneficios de dormir en hamaca.

A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber para conocer la forma correcta de dormir en una hamaca —dependiendo del tipo de hamaca del cual se trate— y, por supuesto, de los beneficios que nos proporcionan estas camas colgantes para nuestra salud. Si tienes una hamaca colgante en tu casa o estás pensando en comprar una, te recomendamos que sigas leyendo este artículo.

Beneficios de dormir en hamaca

Dormir en hamaca trae consigo una serie de beneficios muy importantes para nuestra salud. Y es que, como sabrás, la calidad del sueño está muy ligada a la calidad de vida de las personas. Cuando hablamos de dormir en hamaca, beneficios y perjuicios, debemos tener en cuenta que las ventajas son mucho más abundantes y que los inconvenientes tienen que ver, sobre todo, con las personas que sufren de vértigo o mareos —en cuyo caso no es recomendado, debido al balanceo— o en el caso de las malas posturas —como vamos a corregir en este artículo, sobre todo en las cuestiones de cómo dormir con la espalda recta—. Estos son los principales beneficios de dormir en hamacas:

  • Mejoran la calidad del sueño: Es decir, las hamacas colgantes nos ayudan a alcanzar un sueño más profundo. Lo que significa que nos permite dormir durante más horas sin que el sueño sea interrumpido. Así mismo, evitan que nos estemos moviendo de un lado a otro, como ocurre con los colchones más duros.
  • Ayudan a conciliar el sueño más rápido: Otra de las ventajas, con respecto a las camas tradicionales es que ayudan a conciliar el sueño de manera más rápida. Esto es así debido al balanceo y a la reacción que este genera en nuestro cerebro. Y es que, desde antes de nacer, el feto ya percibe los movimientos en el útero de la madre, por lo que se trata de una sensación primitiva que tenemos registrada en el inconsciente.
  • Se reducen los puntos de presión: A diferencia de las camas y colchones tradicionales, las hamacas traen consigo otro beneficio principal. Este es el de reducir los puntos de presión. Independientemente de la cuestión de cómo tumbarse en una hamaca —que veremos enseguida— y de si dormimos con la espalda recta o no, las hamacas son de gran utilidad para evitar los puntos de presión, lo que permite dormir más cómodamente.
  • Beneficios derivados de mejorar la calidad del sueño: Algunos de ellos son la mejora de la memoria, reducción de la depresión, incrementar la creatividad, mejorar el rendimiento, estas más sano —física y emocionalmente—, etc.

Cómo tumbarse en una hamaca colgante

A la hora de responder a la cuestión de cómo tumbarse en una hamaca, lo que debemos tener en cuenta es el tipo de hamaca colgante en la cual vamos a dormir o a descansar. Estas varían dependiendo de su tamaño y de la manera en la cual se instalan. La forma correcta de dormir va en función de cada una de ellas. Por supuesto, ello nos permitirá poner solución al interrogante de cómo dormir con la espalda recta —o lo más recta posible—, que al final es lo que buscamos para evitar molestias y poder aprovechar los beneficios de dormir en hamaca.

Cómo tumbarse en una hamaca clásica

Las hamacas clásicas son aquellas que cuentan con varias cuerdas en sus extremos para que puedan ser fijadas en los árboles o en cualquier otro lugar. Estas hamacas colgantes carecen de soportes, aunque pueden extenderse con cuerdas externas en caso de que los extremos no alcancen los puntos sobre los cuales van a ser fijadas. Las hamacas clásicas son las más utilizadas debido a que permiten ajustar los bordes para evitar las caídas, son muy cómodas y resultan muy fáciles de doblar y de transportar de un lugar a otro, entre otras. 

La forma más recomendada para dormir en estas hamacas es en diagonal. Ello nos permitirá aprovechar el balanceo de atrás hacia adelante y conseguir que nuestra espalda se quede recta. Para ello, debemos fijarnos en que los puños de la hamaca estén a la altura de la cabeza y separados entre sí de 3 a 3,5 metros. Así mismo, estas hamacas no deben quedarse muy tensas, más bien se busca que queden en una postura colgante.

Cómo tumbarse en una hamaca americana

Estas hamacas son más grandes que las hamacas clásicas. Las mismas cuentan con un separador de madera que ya era utilizado en la antigüedad por los marineros de la época colonial. Estas hamacas deben colgarse lo más tensas posibles, de esta forma podremos solución a la cuestión de cómo dormir con la espalda recta. En este tipo de hamacas, la posición ideal para dormir es en vertical. Es decir, aprovechando el espacio de un extremo a otro de la hamaca. Además, dependiendo de las dimensiones de estas hamacas americanas —también conocidas como hamacas con separador—, es posible que puedan dormir más de una persona en ellas.

Hamacas para sentarse

Las hamacas para sentarse son la alternativa para las personas que prefieren evitar las hamacas colgantes, pero quieren disfrutar de los beneficios de las hamacas para dormir o para descansar. Aunque estas no permiten tumbarse sobre ellas —ya que son más reducidas de tamaño—, nos ofrecen un respaldo para nuestra espalda y cabeza, con lo que no tendremos que preocuparnos por buscar una postura correcta. Así mismo, las hamacas para sentarse resultan más cómodas para las personas que tienen dificultades de movilidad o algún tipo de complicación en la espalda que les impida tumbarse sobre las hamacas colgantes. Se trata pues de un producto ideal para obtener los beneficios de las hamacas y mejorar la calidad del sueño y de relajación.